Mar de las Pampas entre belleza natural y artificial | GI TOUR VIAJES

domingo, 19 de mayo de 2013

Mar de las Pampas entre belleza natural y artificial

Lolizada sobre la costa bonaerense, dentro del éjido municipal de Villa Gesel, Mar de las Pampas resulta un paisaje innovador de glamour entre lo natural y artificial, entre el mar y los bosques encantados.


Resulta increíble que hacia mediados del siglo pasado este lugar no haya sido más que desérticos cordones de dunas. Parece que el bosque con toda su vida siempre hubiera estado allí; sin embargo, éste tiene un origen y una historia.

En abril de 1957 una firma de rematadores publicó un aviso que decía: "Entre Mar del Plata y Pinamar - frente al mar en dos grandes lotes - extraordinario ofrecimiento para hombres de empresa, por orden judicial remataremos...".

Los lotes fueron adquiridos por Antonio Vázquez, Manuel Rico y Jacobo Zceltman, quienes decidieron fundar un lugar turístico que se diferenciara del resto de la costa atlántica argentina. El primer paso fue la fijación y forestación de dunas, materia sobre la cual se contaba con numerosas experiencias, algunas cercanas como la de Gesell en la villa que lleva su nombre, la de Guerrero en Cariló y la de Bunge en Pinamar.






 Para la tarea se reunieron antecedentes técnicos, bajo la dirección de los ingenieros agrónomos Moretti y Takacs, y numerosos materiales como semillas, arbustos, variedades de pasto, plantines de árboles, un jeep de tercera o cuarta mano, etc.; pero lo más importante fueron los hombres que lucharon perseverantemente contra la arena, sin importar si hacía frío o calor, si llovía o si el sol calcinaba. Muchas veces los vientos y la arena destruyeron el trabajo de semanas que al día siguiente fue recomenzado, así una y otra vez, hasta que al fin vencieron el trabajo y la técnica dominando los médanos, que se convirtieron en un frondoso bosque de álamos, sauces, pinos, acacias, eucaliptos, cipreses y otras especies que sirven de cobijo a numerosas aves, insectos, alimañas y duendecillos legendarios.


Al comienzo la urbanización de la fracción correspondiente a Mar de las Pampas se planificó en manzanas cuadrangulares; pero hacia 1969 se comprendió que ésta no se adaptaba al paisaje irregular de cordones de dunas y valles boscosos. Entonces se iniciaron los trámites correspondientes ante el Gobierno de la provincia de Buenos Aires, solicitando la remodelación del amanzanamiento.



Finalmente, hacia 1971 se obtuvo la aprobación del plano actual de Mar de las Pampas, donde la urbanización respeta la naturaleza y la privacidad de sus habitantes. La comercialización de parcelas se abrió hacia 1979, luego de 22 años de trabajo intensivo sobre la naturaleza del lugar, realizando campañas de forestación y fijación de médanos, y sobre la planificación del desarrollo de una ciudad turística respetuosa del medio ambiente.


Los caminos marpampeanos, afirmados a través de la mezcla de tierra negra con las arenas originales, pueden transitarse en cualquier situación climática y siguen las curvas naturales del terreno, ensamblándose con el paisaje y facilitando el escurrimiento de las aguas pluviales. De todas formas la red de circulación está perfectamente organizada en tres niveles funcionales: una avenida principal, Cruz del Sur y su continuación El Lucero, que marca un recorrido en forma de abanico equidistante de todas las subareas y que en su punto medio se acerca a la playa; calles de circulación intermedia de variada morfología; y calles de circulación restringida o culs de sacs (calles sin salida en el medio de las manzanas), que dan lugar a un mejor aprovechamiento de las manzanas y a una privacidad urbana poco común.

Mar de las Pampas cuenta además con un Código de Planeamiento Urbano y Normas de Edificación, que rigen el crecimiento del lugar preservando la naturaleza, la tranquilidad y la privacidad. Así es que está dividido en subareas según su uso y densidad ocupacional (comercial, hotelera, residencial), como también se limita la construcción de edificios en altura. A la vez que con el fin de preservar abundantes áreas verdes, se restringe el porcentaje de metros cuadrados cubiertos por lote y se han previsto espacios verdes semipúblicos, en el límite de los terrenos privados y las calles, de uso del frentista pero sin el derecho de ocuparlo con ningún tipo de construcción. Todo esto da como resultado un emplazamiento urbano de características inusuales, que resalta el bosque y los paisajes naturales, a la vez que presagia un atractivo desarrollo futuro.


El primer centro comercial se inauguró en enero del 2002, se llamaba "Paseo Comercial y Cultural Sendas del Encuentro" y comprendía parte de los hoy denominados "Paseo Sendas del Encuentro", "Anfiteatro Sendas del Encuentro" y "Pasaje Sureño". Hasta entonces sólo había pocos locales gastronómicos dispersos en el bosque y dos almacenes.

Recreacion en mar de las pampas 


Caminatas y Pasesos en bicicletas

Recorrer el bosque en bicicleta o a pie es una excelente opción, ya que podrás disfrutar a pleno de los aromas, colores y sonidos.


Es increíblemente relajante dejarse llevar por el bullicio del canto de los pájaros, contemplar el colorido de la vegetación de cada rincón, sentir el aroma de las flores silvestres, ver a los pajaritos de rama en rama, descubrir los nidos de loros en lo alto de los eucaliptos, sumergirse en el silencio que por momentos se adueña de todo... son sensaciones imposibles de percibir desde un auto.


Claro que la playa también tiene sus encantos para una caminata o paseo en bici, sobre todo si elegís los horarios durante los cuales hay menos gente o épocas de temporada baja; en esos momentos se dejan ver las gaviotas y ostreros realizando coreografías en su vuelo, encontrás variedad de caracoles y podés adueñarte del murmullo del mar y del viento sin interrupciones.


Es importante que sepas que muchos de los complejos vacacionales de Mar de las Pampas ofrecen bicicletas para el uso de sus huéspedes.


Excursiones al faro Querandí 

Una de las opciones para llegar al Faro Querandí es sumandote a las excursiones guiadas en camiones o camionetas 4 x 4.


Incluyen paradas en los médanos más grandes y más claros de la zona para realizar sandboard. Aunque no tengas tu tabla, las empresas que te llevan te la proeverán.

Este es un paseo ideal para sacar fotos increíbles de playas vírgenes, dunas enormes, mar abierto, caracoles, gaviotas, ostreros y, por supuesto, del Faro.


El viaje de ida y vuelta, incluyendo las paradas, dura aproximadamente 3 horas y te recomendamos que en todas las épocas del año lleves protector solar y rompevientos.


Seguramente a estas alturas querrás saber un poco más del Faro Querandí: es la primera construcción erigida en el actual partido de Villa Gesell entre 1921 y 1922, para reemplazar la baliza del mismo nombre que se habría instalado en ese lugar en 1916. Mide 54 metros de altura y comenzó a funcionar el 27 de octubre de 1922 estando aún en servicio, a cargo de la Armada Argentina y el Servicio de Hidrografía Naval. Posee 276 escalones y está pintado con seis franjas negras y cinco blancas.

 En la época de su construcción el paisaje circundante era solo de dunas vírgenes y móviles, poco despúes fueron forestadas 4 hectáreas para preservar la estructura de la torre.


Además, en 1996, la Municipalidad de Villa Gesell crea la Reserva Natural Municipal Faro Querandí para preservar el ecosistema de dunas costeras en su estado natural. Esta reserva es una de las llamadas Reservas de Uso Múltiple, donde se permiten aquellas actividades que no afecten al medio natural, tales como la investigación científica, el turismo y la educación. Tiene una superficie de 5700 hectáreas y se extiende desde la localidad de Mar Azul hasta el limite sur del Partido de Villa Gesell, con Mar Chiquita.


Sandboard 

Las playas de Mar de las Pampas y la zona se caracterizan por la presencia de grandes dunas de arenas nómades, secas y suaves producto de la acción constante del viento ideales para practicar sandboard.


El Sandboard es un deporte que consiste en el descenso desde colinas de arena deslizándose con tablas especiales para tal fin, parecidas a las que se utilizan en la nieve. Esta disciplina es considerada un deporte extremo debido al aumento de adrenalina que experimentan quienes lo practican.


Es importante saber que en Mar de las Pampas hay dunas de diferentes alturas y pendientes dando lugar a distintos niveles de dificultad, como para que todos nos animemos a intentar el desafío del Sandboard.


Si no tenés tabla podés realizar tus primeros pasos en la disciplina alquilandolas en locales del centro comercial de Mar de las Pampas o con las que facilitan algunos complejos vacacionales a sus huéspedes.


Cabalgatas 

Recorrer el bosque y la playa a caballo es una opción más que interesante y válida para todos, ya que hay caballos tan mansos como para aquel que nunca se subió a uno o para los más pequeños.


Los palenques se encuentran sobre el camino de arena que lleva a Villa Gesell (continuación de calle Las Acacias), pasando un poco la rotonda donde está el cartel que dice Mar de las Pampas a mano derecha. Allí se pueden alquilar caballos por hora o por día u optar por los paseos guiados.


Si te toca estar en Mar de las Pampas con luna llena no te podés perder las cabalgatas nocturnas, para las que en temporada alta te recomendamos reservar tu caballo con anterioridad ya que son muy solicitadas.


Otro hermoso paseo es la salida grupal guiada al Faro Querandí, la sensación de libertad que brinda galopar entre el mar y los médanos acompañados sólo por el vuelo de las gaviotas es increible.


Así que cuando vengas a Mar de las Pampas animate y acercate a la naturaleza desde un lugar diferente, vas a decubrir un mundo nuevo guiado por la gente de los palenques.